Etiquetas

Nuestra época edifica héroes de papel, que tira y substituye continuamente para mantener el ardor de las masas con nuevos ídolos. Nada, ni  esos antihéroes, pueden permanecer en una sociedad mercantilista que se nutre de lo nuevo para sustentar la tensión consumista.  Un héroe de papel  es un antihéroe renovable.