Etiquetas

Frecuentemente la filosofía no conduce a la comodidad con uno mismo sino a la inquietante actividad de la insatisfacción con el mundo.