Etiquetas

Y ¿qué hacer si, casi denigrados ya por lo vivido, no sentimos ese deseo tácito de ser? Porque, donde el sentir es virulento no es posible la coherencia de la razón, y la sinrazón es la única razón para vivir.