Etiquetas

La elegancia genuina no fluye de los gestos aprendidos que devienen postureo social: emana de la pulcritud y cadencia del siendo de alguien, que olvidó su apariencia escribiendo su auténtica melodía.