Etiquetas

¿Qué resta cuando el lenguaje entrega el corazón sin reservas y con ese gesto se impone la cruda realidad: la evidencia de su agotamiento, su final y el principio de una melancólica tristeza reconvertida en arte lingüístico para poder inspirar y respirar?