Etiquetas

La exigencia, que no admite fisuras,  nos sumerge en la locura que es la incisura sustanciada.