Etiquetas

La angustia de un profesor ante sus alumnos es no estar a la altura de sus posibilidades. Esas que todos le presuponen, como si hubieran nacido adheridas a él.