Etiquetas

La indiferencia en el rostro ajeno paraliza el gesto y la emoción.