Etiquetas

Los excluidos no pueden ser más ajados ya, que por el repudio sufrido.