Etiquetas

Nunca queda el alma desnuda, ni ante nuestra propia conciencia, a no ser que estemos en el juicio final.