Etiquetas

Quien se olvida el móvil se precipita, por unos instantes, en el oceánico vacío de haber dejado de ser, para los otros y para sí mismo.