Tras la petulancia de existir como un funámbulo en el abismo no hay más que reclamo revestido de elegancia.