Aunque no hay venganza que repare el daño sufrido, lo cierto es que, la justicia acostumbra a generar en las víctimas la sensación de ser doblemente vejado.