La absorción por el sistema de los indignados aumenta la indignación a la enésima potencia, solo cabe esperar la chispa que detone el arrebato de nuevos e iracundos re-indignados.