Etiquetas

, , , ,

No hay orientación nítida que marque los senderos del bien y el mal, porque o es ostentosamente evidente, luego es una bifurcación, o es una línea difusa en que ambos se intercambian.