Etiquetas

, ,

Mientras cedemos al desánimo del no hay nada que hacer  –lo cual es casi cierto-  otros hacen a mansalva y sin oposición alguna.