Etiquetas

, ,

Quien no arriesga no pierde lo atenazado, pero tampoco gana ni la posibilidad incierta que se presenta, ni el coraje necesario para vivir, que no es otro que exponerse insistentemente a morir.