Etiquetas

, , , , ,

Tendemos a creernos Abel, que es más decoroso, mientras somos ciertamente Caín negando con nuestra impostura ser el guardián de nuestro hermano.