Etiquetas

, , , , ,

No hay teclado que sobreviva a los zarpazos del odio y la rabia, así siempre que se expresan, aparecen contenidas en los labios de un poeta ya desahogado.