Etiquetas

, ,

Habiendo perpetrado el crimen y preso de la Culpa básica el hombre no es más que un reo huido camaleónicamente de sí mismo. Absurdo devaneo.