Etiquetas

,

Hay quien dice degustando las palabras, adobando su sentido en una cadencia embrujada. Así, se puede decir todo, porque no hay agravio posible.