Etiquetas

, ,

Declinan los burdos intentos de expiación, no por falta de maldad, sino de culpa, porque donde los relatos legitiman las tropelías no hay lugar para el remordimiento.