Etiquetas

,

Las amenazas virtuales son un simulacro de la vida real, tan similares que los virus y troyanos son oprobios ácidos contra nuestra dignidad.