Estaciones

Estaciones abarrotadas de trenes con destinos diversos y sentidos confusos. Almas ambulantes que dirimen la vía de acceso y la dirección a tomar. Un rumor de voces anónimas, intenso y continuo, que espesa la capacidad de escoger un rumbo, en una estación saturada de todo. Un desatino.

Semana ¿Santa?

Un Estado de derecho, democrático y, por ende, aconfesional no puede estar gobernado por quienes hunden sus raíces en la nostalgia de tiempos pretéritos, o en los residuos indisolubles de una dictadura que fusionaba poder político y catolicismo. Pero, el juego democrático, ese que exige el respeto a la voluntad del pueblo, como si éste [...]