Etiquetas

, ,

Avezados, como estamos, a la espurria de infamias, rastreamos el recodo donde se preserva el jardín de la honestidad, porque debe, por necesidad, existir ese coto en el que se respete a uno, y a otro, como humanos dignos con derecho a su intimidad.