Etiquetas

, , ,

La obsesión por el sentido delata haber husmeado la nada y, expelido por el pavor, dedicarse compulsivamente a la busca de relatos verosímiles que mitiguen ese terror de no ser más que polvo.