Etiquetas

,

Hay tristezas que se aposentan como arrellenadas en el diván anímico, y tan recubiertas están que, se fosilizan por siempre en ese recodo generando la melancolía absoluta.