Etiquetas

,

Quienes están sujetos al debate público deben pagar sus “deslices”  privatizándose.