Etiquetas

, ,

Hay partidas que son de regreso. Aunque nunca retornamos tal cual nos fuimos. El tiempo y los espacios recorridos suponen un reconocimiento de lo ajeno que merma nuestro narcisismo, matiza nuestro ser y nos devuelve, al lugar de origen, otros.