Etiquetas

, , ,

Si devenimos lánguidos quizás sea porque, habiendo superado el idealismo, la incómoda conciencia de lo factual no puede más que desembocar en un aplastante pesimismo.