Etiquetas

,

Platicar antes del amanecer, entre penumbras, es la dádiva más preciada de los que se buscan por los recodos de la vida.