Contra el dogmatismo y la idolatría

La diversidad debe ser asumida y respetada, y mal vamos cuando tropezamos con quien se fija en las contrapartidas y cuestiona la riqueza que aporta dicha pluralidad.

Por esta razón, cuando nos obcecamos o idolatramos una única perspectiva del mundo, corremos el riesgo de hundirnos en la ciénaga del dogmatismo. Que una determinada cosmovisión nos convenza en lo sustancial no debería exigir que nos ceguemos a la parcialización que implica toda forma de entender la realidad, porque no puede haber ninguna explicación totalizadora ni del mundo, ni de un ámbito de este, que no presente fisuras y requiera matizaciones e incluso adoptar cierta distancia.

Solo con esta actitud podemos entender la diversidad como una interacción que desbloquea percepciones, cuestiona premisas y nos ayuda a ir reconstruyendo la visión de la sociedad actual.

Quizás, por eso me abruma, me genera tiricia quien se instala en el seno de una determinada figura, aunque sea un clásico, del pensamiento y desestima cualquier consideración más generalista que puede confluir perfectamente con una cosmovisión, que insisto nunca debe ser cerrada.

Será cuestión de alejarse lo más posible de los dogmáticos idólatras que no reconocen lo saludable de cuestionarse su propia perspectiva.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s