Radicalismos

Los radicalismos pueden derivar en fanatismos cuando la adhesión ideológica es esencialmente emocional. Si, por el contrario, la fidelidad incondicional a un sistema de creencias es la resultante de una reflexión crítica, esa radicalidad no es más que convincente coherencia entre los principios interiorizados y la acción.

En consecuencia, cuando calificamos a alguien de radical deberíamos contextualizar en qué sentido lo hacemos, porque mientras que el fundamentalismo es reprobable y deleznable, la coherencia vital sería un desiderátum exigible, siempre en la medida de nuestras posibilidades y considerando el supuesto empírico de que querer no es identificable con poder.

Así, la ambigüedad del lenguaje exige, a veces, enmarcar los conceptos usados para delimitar con rigurosidad su significado, sobre todo para no incurrir en generalidades que acostumbran a ser desajustadas atendiendo al sujeto en particular.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s