Los miserables

5 comentarios

Deambulo parasitando por impotencia, como un caracol sin tentáculos que voltea arrostrando su densa concha. Y esta circunstancia no es azarosa, al contrario; reptamos, no tan solo yo sino muchos o todos, capeando una pandemia vírica y peculiar. Adosada a su invisibilidad, se añade la ignorancia zigzagueante sobre cómo se expande entre la población. Durante meses, las recomendaciones que hemos recibido han mostrado una variabilidad inconmensurable y esta cadena contradictoria de hipótesis ha agudizado una incertidumbre que nos zarandea de la miseria al pavor.

Transcurrido un tiempo eternizado, seguimos azotados por un enemigo que muta su fisonomía y se encarna en cada individuo que se acomoda a nuestro lado. Sigilosos, por pudor, nos evadimos de presencias ajenas desconocidas, y se va gestando en nuestro interior un tímido rechazo al otro que da lugar a un plegamiento de las relaciones sociales.

Aislados progresivamente en el núcleo familiar, la tristeza y el tedio de una forma de vida, que no deseamos, serpentea insidiosa en nuestro interior. Y aniquilados por la monotonía procuramos cultivar la paciencia de quien espera una eliminación de ese virus enigmático que ha puesto en jaque y en cuestión el tan loado desarrollo científico. Anhelábamos ingenuos la inmortalidad y desconocemos como combatir y derrotar un bichito microscópico que ha cambiado nuestras costumbres, hábitos, formas de intercambio, y nos ha tapado la boca cual bozal que reprime la verborrea inútil.

Creíamos que tendíamos a ser dioses y nos hemos convertido en el pasto carroñero de un microorganismo irrisorio.

Plural: 5 comentarios en “Los miserables”

      1. Buenas, Ana… Normalmente estoy en Madrid (y con las circunstancias, más aun). Como muchos, no soy de Madrid: soy gallego y he vivido muchos años en el País Vasco. Tú estás en Barcelona, ¿verdad? ¡Un fuerte abrazo!

        Me gusta

  1. sí, soy de Madrid y estoy en Barcelona. Ya ves,…nadie está en su lugar, si es que hay lugar….disculpa no puedo evitar estas coletillas…deformación profesional. Gracias por leerme y ánimo que eres bueno..si alguna vez tienes algo para publicar, me refiero libro, sea de microrreelatos o relatos, o novela…si no tienes dónde publicar dímelo que conozco un par de editoriales y aunque tendrás que enviar el manuscrito ya hablaré con ellos…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s