Entrevista a Ricardo Espinoza: el Amor desde una perspectiva filosófica

3 comentarios

Ayer escuché una entrevista que Byron Mural en su programa “Entre letras y libros” le hizo al gran filósofo performativo -así tiende a definirse él- Ricardo Espinoza Lolas. Disfruté con la pasión que Espinoza pone en cuanto dice e insiste, constatando que las convicciones solo lo son si están no únicamente racionalmente justificadas y reflexionadas, sino emocionalmente arraigadas. Obviamente, esto comporta el riesgo de que alguien cuyas convicciones sean absolutamente dogmáticas y no impliquen el respeto y la tolerancia hacia otra formas matizadas o incluso diferentes de percibir el mundo, se enroque tiránicamente en su postura y sea incapaz para el diálogo, sin el cual no puede haber comunidad humana posible. Este no es el caso de Ricardo Espinoza que siente devoción por el intercambio, el diálogo y el repensarse y repensar continuamente el mundo. Quien sostiene esta actitud vital nunca puede caer en el dogmatismo.

Bien, esta introducción sirve para abordar un aspecto que el filósofo desarrolló a grandes trazos, porque una entrevista no da para más, sobre el Amor como fundamento de la revolución, es decir de un cambio radical del sistema capitalista por otra forma de vida más humana. Quien esté interesado -y quien suscribe este texto se halla a la espera-, anunció la salida por parte de la editorial Akal de un libro que teniendo como punto de partida el pensamiento de Nietzsche mira el mundo desde el elemento dionisiaco y, por ende, el Amor es una cuestión recurrente a lo largo de las ochocientas páginas de las que consta la obra, y en la que participan otros filósofos de gran calado.

A partir de lo que brevemente apuntó sobre el Amor en la entrevista, acudió a mi mente que Ricardo, aunque no se reconocerá así, es a mi juicio un nostálgico de lo que debiera haber sido y no fue. Coincido en que la base de la existencia humana, que en sí misma carece de sentido, son las relaciones con los otros, lo que él denomina el Nos-Otros, pero no cualquier tipo de conexión, sino aquellas que son relevantes y constituyen un vínculo amoroso de cualquier tipo. Sin esta estrecha vinculación, en la que uno daría la vida por el otro, no puede sembrarse la semilla de un sistema de vida distinta. Estos vínculos básicos nos nutren y nos capacitan para establecer vínculos con otros, y progresivamente ir menguando el sistema capitalista con formas de vida que no se dejen anular por la potencia del capitalismo. Esta es la base y el principio de cualquier auténtica revolución.

La cuestión, que a priori me parece seductora, se me antoja un grito de la vida que autoafirmándose pierde ese tono realista, que tal vez nos llevaría a admitir que, si esta es la forma de la revolución, es un proceso tan lento -si es que es posible- que antes de que tenga lugar la especie humana se habrá extinguido. A mi juicio, la perspectiva de Espinoza es fundamental para que aprendamos a vivir una existencia sin sentido, con un firme sentido: ese vínculo amoroso que nos revoluciona interiormente y que cuanto más alcance seamos capaces de darle, más humanos se beneficiarán, a parte de uno mismo. Pero, me parece que es muy poco realista, en cuanto a que el Amor pueda generar ningún tipo de revolución contra el capitalismo. Intuyo que genera entornos y comunidades de humanos que diferencian lo relevante de lo accesorio, pero no veo que tenga la potencia de cambiar un gigantesco sistema económico que nos tiene a todos, a todos -insisto- bajo su dominio.

Me disculpo con Ricardo si mi comprensión de sus palabras es errónea, porque no es mi intención, en todo caso mi limitación. Me alivia que en breve dispondréis del libro mencionando para contrastar esto y además la entrevista de la que he partido que os facilito para que podáis escucharla directamente.

Plural: 3 comentarios en “Entrevista a Ricardo Espinoza: el Amor desde una perspectiva filosófica”

      1. Del mismo modo que no es el mismo capitalismo el de la Revolución Industrial que el actual, espero que el sistema evolucione hasta limar todos sus efectos indeseables (que son muchos), teniendo claro que si lo hace será porque pueda producir más riqueza, que es lo que lo motiva, siendo el amor la gasolina que logre el milagro…Ingenuo que es uno 😎

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s