Etiquetas

, ,

Las disputas sobre los hechos, siendo siempre a posteriori, son banales, porque cada uno atribuye y retiene lo que su interés quiere entender.