Categoría: Anagramas

Mi sauce llorón

Un sauce llorón majestuoso proyectando una sombra que cobija a espíritus solitarios. Bajo esa umbría, entoldados y protegidos no solo de las ráfagas solares, si no de los proyectiles que con súbita inclemencia arrojan los otros. Esto evidencia que no siempre estar con alguien beneficia ni rescata de la oscuridad; más vale sostener la propia

Seguir leyendo

Intimidad

Añoro ese tejer palabras entramadas mientras me afano en aprehender ese sentir gestado en la autenticidad, sin cadenas internas ni censuras: porque solo es sentir. Y mientras esa intensidad emocional no sea actuada no hay exigencia de limitación, ni de contemporizar lo dicho o lo hecho para cuajar en el entorno sin levantar sospecha social.

Seguir leyendo

La intimidad -revisión de un texto publicado en octubre de 2016-

Si la intimidad queda deslavazada ante la contemplación ajena, y ese ajeno que contempla no repara en el empeño de desustanciar lo propio del otro,  o el suicidio interior que en su presencia se produce, se hace cómplice del destrozo inexorable que acontece. Porque allí donde no se puede soportar la mirada externa, esta debe

Seguir leyendo

Aprendizaje emocional

Despechados por algún supuesto ninguneo, arremetemos como un astado desbocado contra todo lo que se halla en la intersección de nuestro envite. Sin discriminación y menos aun discernimiento. Necesitados de un objeto en el cual verter nuestra vanidad herida, regurgitamos ira, rabia y deseos de venganza. Y esa tensión nerviosa y muscular revierte en un

Seguir leyendo

Reconciliación: el residuo vital

La  existencia se consume sin remisión, ni prórrogas indulgentes. Desconociendo su tiempo, no es procrastinar la más lúcida de las actitudes. Cierto es que no siempre lo pendiente está únicamente en nuestro campo de acción, pero sí que nos corresponde intentar lo que se halle a nuestro alcance, porque lo que resta en la conciencia

Seguir leyendo

Empoderarnos

Mientras nos deslizamos por un terreno resbaladizo, somos arramblados sin gesto ni voluntad. Porque, allí donde es la superficie la que nos arrastra, devenimos marionetas sin halo ni capacidad. Apremia, en consecuencia,  una eclosión de lo que denominamos sujeto: ente con voluntad propia que decide, actúa y se desembaraza de las ondulaciones  del ámbito externo

Seguir leyendo

La conciencia de ser humano

Una embestida a traición, mientras mis dedos resiguen las líneas de tinta vertidas por un espíritu ávido de rastrear lo grisáceo. Azarada y temerosa por la imposibilidad inmediata de identificar la razón de semejante acometida, me desprendo del tesoro escrito precipitándolo a su fortuna o su infortunio. Erecta y con el radar de la vista

Seguir leyendo

Colectividad y sujeto -un apunte-

Engalanados  de ornamentos normativos, ratificados como tales por aquellos que se hallan sujetos a esas parafernalias, creemos consolidar proyectos comunes y compartidos. Craso error y fuente de confusión cuando las adhesiones a esos planes son absolutamente dispares y desequilibradas, porque la dedicación, el esfuerzo es desigual y, por ende, la implicación emocional también. Reaccionamos entonces,

Seguir leyendo

Contra el optimismo ingenuo

Desnutrirnos de desafecto, ignorancia e indiferencia es semejante a horadar una concavidad destinada a ser una siniestra oquedad sin culminación posible. Un algo gestado para la vacuidad, cuyo horizonte es ser absorbido sin condescendencia, por súplicas o ruegos, hasta devenir aquello que, de entrada, condicionó y posibilitó su leve estar. El tremebundo acto de asumirnos

Seguir leyendo