Categoría: Relatos y otros

EL CONSENTIMIENTO: NO, ES NO; SÍ, ES SÍ

SE LANZARON VARIOS VOLÚMNES DE LA COLECCIÓN VISIBILI-ARTE, CUYO PROPÓSTO ERA DENUNCIAR CÓMO EL SISTEMA PATRIARCAL HA HUILLADO Y VEJADO A LAS MUJERES DURANTE SIGLOS. EL RELATO QUE OS ADJUNTO, JUNTO CON LA OBRA DE ARTE EN LA QUE DEBÍA BASARME, FUE MI PRIMERA CONTRIBUCIÓN. OBRA Y AUTOR: «Thérèse soñando» de Balthus. 1938 Thérèse tiene

Seguir leyendo

El círculo de la miseria -relato-

Se desdibujaba la ciudad a la par que se instalaba la oscuridad de la noche. Cada cual, a su redil, inmerso en esa eterna historia que parecía no finalizar. Los afortunados disponían de electricidad, otros de gas, algunos de nada, e incluso, en aquella época, ni de agua por impagos. Reunidos alrededor de la mesa,

Seguir leyendo

A mi hijo

Viniste al mundo con dificultad, con la resistencia de quien se niega a nacer e iniciar un periplo incierto, hace hoy veinticinco años. El momento en el que la situación se puso al límite, asomaste la cabecita como quien asume que ya no queda alternativa. Ahí, se inició tu existencia. A medida que fuiste creciendo,

Seguir leyendo

Como una tenia

Una solitaria con forma de cinta blanquecina que va creciendo progresivamente hasta enquistarse como un parásito en el interior de un alguien. Este queda metamorfoseado progresivamente y, aunque haya sido invadido por una tenia o solitaria, paradójicamente, no puede subsistir sin interaccionar con otros a los que dañar. Se nutre del dolor que provoca porque

Seguir leyendo

EL YO FORTIFICADO -texto revisado de octubre de 2019-

Quien se fortifica deviene un individuo centrifugado en su ego y, probablemente, muy selectivo en el trato social. De entrada, podríamos pensar que esta posición es una repulsión narcisista, que enalteciéndose a sí mismo desprecia lo otro. Pero, quizás erraríamos sin apercibirnos de que el narcisista precisa del reconocimiento ajeno para sustanciarse, motivo por el

Seguir leyendo

Ser madre es aceptar la propia incapacidad.

No hubo llanto en tu plácida huida del útero, sino la calma anómala de quien se siente plena y apacible. Toda tú blanca como un peluche reluciente y susceptible de ser besuqueado hasta la saciedad. Llegaste sosegada a un mundo que nadie, si pudiera desear, desearía al nacer. Una primera infancia en la que tu

Seguir leyendo

Lo oscuro y lo nefando

Nubarrones espesos que se disuelven y fluctuando vuelven a condensarse, en un estar continuamente oscureciendo e iluminando el panorama, propiciando una incertidumbre sobre cuándo nos anegarán las aguas. Ese no saber es el que nos angustia y nos mantiene alertas, en estado de tensión aguardando lo peor. La obsesión por evitar la tragedia se vuelve

Seguir leyendo

El tiempo pasa, nos vamos poniendo viejos…

Me deslizo por esa hipotética línea del tiempo como si fuese una pendiente, cuyo incierto final anticipas a través de los otros. Unos por la arbitrariedad caprichosa del azar que juguetea con los cuerpos, sin considerar quién es ese ser corporizado. Otros, porque culminan la caída. Y los que seguimos transitando la incertidumbre de la

Seguir leyendo

La jodida «normalidad»

Toma asiento, acercándose a la mesa. Coge la caja y empieza a vaciar su contenido. Procede según el ritual establecido: romper el extremo de la ampollita, bastoncito a un orificio de la nariz dándole vueltas, una, dos, tres y cuatro. ¡Lágrimas! Bien hecho. Ahora al otro orificio nasal y.… ¡lagrimones! Todo parece funcionar por el

Seguir leyendo