Culpable o mártir

El arrepentimiento implica culpa. Pero esta, bien puede ser un espejismo desamparados en el desierto de la autoexigencia o, bien la percepción de haber obrado contra los propios principios. En el primer caso, la culpabilidad deviene una sombra que enturbia por siempre nuestro ser; en el segundo, solo la voluntad y el coraje de la [...]

El castigo de la autoconsciencia

Seguimos respirando, evitando los jadeos, mientras esperamos pacientes que todo llegue a término. Es la tregua concedida a la existencia para que se legitime: que aflore el  sentido velado de poseer autoconsciencia sin atisbar ni propósito, ni fin; como si pudiera uno sostenerse por inercia, cuando la noción del sí mismo exige sediento un relato [...]

Dicotomía moral

Abrumados por una cultura decadente, sibilinamente violenta y cruel, por cuya elasticidad se despliega en senderos contrapuestos, siempre en lucha y con un vencedor de antemano conocido, desistimos y nos desvanecemos de impotencia. Sin embargo, no estamos legitimados a ser sujetos pasivos por incapacidad, porque toda actitud deviene una omisión o una acción de la [...]

Yemen

A Yemen, cinco millones de niños al borde de la muerte por la hambruna, intensificada en plena guerra por el bloqueo al suministro que las ONG intentan proporcionar. Arabia Saudita, y todo aquel que contribuye con la venta de armas, son los asesinos, además de la comunidad internacional que por intereses político-económicos lo consienten, es [...]

Escribir en el olvido

Aquel que escribe desde las entrañas, asume una existencia de honda soledad, que le otorga el privilegio de una introspección que cabalmente se resiste. Sin embargo, no hay acceso al tuétano de nuestro yo sin sostener ese difícil existir en el olvido, encarando el reflejo de quién somos y para qué.

Ambición perversa

Pactamos con el mismísimo diablo, forzando un trueque malévolo, ávidos de lograr un hito que se desmiembra y pierde su valor en ese proceso perverso que nos acerca a su consecución.  Así, restamos desprovistos de propósito y de valor, porque nada que se conquista mezquinamente es digno de admiración.  Olvidamos que lo bueno querido, nunca [...]