Elproblema mente-cerebro y sus consecuencias

Etiquetas

, , , , , , ,

No existe aún teoría capaz de explicar de forma satisfactoria el binomio mente-cerebro y todo cuanto esto implica –si no se da tal dicotomía hay fenómenos que resultan inexplicables, si se sostiene la duplicidad no se ha dado con la relación entre ambas- Este escollo científico tiene especial importancia en el campo de la neurología, la psiquiatría y la psicología en la medida en que desde una perspectiva u otra estudian los trastornos o enfermedades mentales –cuyo origen puede ser en algún caso una disfunción cerebral-

Mientras esta nebulosa en torno a la mente y al cerebro no se disuelva, deberemos conformarnos con patrones de diagnóstico aproximados que van variando y en ocasiones menospreciando trastornos que dificultan gravemente la vida de quien los padece. Ya no digamos las consecuencias que esto tiene a nivel de bajas laborales y en situaciones judiciales. La poca rigurosidad diagnostica y la falta de prueba homologables a lo que otras ramas de la medicina pueden aportar, va en detrimento siempre del paciente que ante situaciones de valoración médica parece un sospechoso al que todos juzgan de fingir. Lo cual recrudece su patología, aunque eso contribuya a la tesis de su impostura.

Esperemos que la comunidad científica priorice lo relevante –aligual que otras investigaciones urgentes- y desestime otras que son de dudosa práctica deontológica y, por lo tanto  no parecen responder a las necesidades reales de la población.

Forjar el ser

Etiquetas

, ,

Quizás nunca seamos ese ideal forjado en el seno familiar y tamizado por nuestra conciencia crítica que niega lo no deseado, pero lleguemos a ser quién podamos será una conquista propia resultado del esfuerzo, el coraje y la convicción del NO a un ideal nefasto –negar dota de una fortaleza y una seguridad inusitadas-

Penetración

Etiquetas

, , ,

El término penetración posee un sentido siempre abrupto y agresivo. Su uso es diverso y aplicable a variedad de contextos. No obstante, no deja de inquietarme el hecho de que para referirnos a la cópula sexual –unirse o juntarse sexualmente- haya prevalecido el uso de este término, penetración, que lleva incorporado el órgano sexual masculino y que, parece ser, es el que actúa y el relevante. La mujer es la penetrada pasiva que recibe la acción abrupta y agresiva del penetrador.

Después nos preguntamos de dónde proviene la cultura del dominio masculino; éste es solo un detalle más, algo hiriente.

Cuentos gráficos: los sueños

Etiquetas

, , ,

Los sueños son como cuentos gráficos que nos desvelan lo más inverosímil que, aún pareciéndolo, se halla como contenido pujante en nuestra mente. A menudo, nos quedan rastros difusos de imágenes asociadas a emociones, que contrastadas con nuestra experiencia, se nos antojan irreales e incluso contradictorias. Pero esto sucede con el suceso narrado en el sueño, antes que con el sentimiento revitalizado que recrea un aroma nada extraño, en el fondo.  Notamos al despertar, pocos recuerdos del suceso onírico pero una atmósfera que ha reflotado nítida y diáfana, acaso como nunca, que nos devuelve determinados contenidos conscientes vistos desde otro prisma, más abiertos a la ambivalencia de nuestras emociones y a la aceptación de ser humanos demasiado humanos. (Nietzsche)

Lucifer y Dios

Etiquetas

, , ,

Esa imagen caricaturesca que representa a nuestra conciencia, rodeada a cada lado por un demonio y un ángel emitiendo voces antagónicas, es sutilmente exculpatoria en la medida en que insinúa que el bien o, sobre todo, el mal de nuestro actos proviene de una presión externa a la que acabamos cediendo. Nuestra culpa es nuestra debilidad natural, no nuestra maldad. Quizás el meollo esté en el poder superior de lo diabólico sobre lo angelical, pero no en nosotros que aparecemos como la marioneta a través de la cual libran su batalla eterna Lucifer y Dios mismo.

¡Qué historia tan reconfortante!