Etiquetas

Todo conflicto se resuelve, mal o bien, por inercia propia. Pésimamente sentenciado, su pervivencia es una lacra insaciable.