Etiquetas

, ,

Tras los reproches vertidos se amagan siempre demandas, no explícitas, que anhelábamos fuesen intuidas por aquel a quien atribuimos dejación o desinterés.