Etiquetas

, ,

Quien cree –en lo más recóndito de su mente- que triunfar en la vida es imponer su voluntad, no superó sus fases de crecimiento infantil. No hay más que observar un recreo de parvulario.