Espejos

¿Quién desea mirarse al espejo y no reconocer ni un mínimo aquel individuo que presuponía ser? Claro que el espejo refleja el alma, y lo que no atisba a recordar es su propio interior. Si de cristales reflectantes hablásemos el tiempo sería nuestra coartada. Pero aunque el paso del tiempo también conlleva una evolución interior, quizás no para ver espejeado un ser antagónico al que éramos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s