La alegría del filósofo

No hay comentarios

¿Deberíamos proferir cánticos a la alegría? Sería una opción. Pero bajo la exigencia, desde la perspectiva de la filosofía, de estar ciegos o vendidos al mejor postor. No contemplo otras alternativas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s