Etiquetas

,

¿Deberíamos proferir cánticos a la alegría? Sería una opción. Pero bajo la exigencia, desde la perspectiva de la filosofía, de estar ciegos o vendidos al mejor postor. No contemplo otras alternativas.