Etiquetas

,

Mientras la política sea un espectáculo –o un “sálvame de luxe”- la gestión de lo público, orientada al bien común, será un eco lejano innecesario para mantener el poder.