Etiquetas

, , ,

Si decimos, y es, en vano, tal vez economizar el lenguaje sería la estrategia pertinente. Porque la tonadilla cansina produce inmunidad ajena y propio desencanto. Wittgenstein recomienda: “Sobre lo que no se puede hablar, hay que callar”, y es que la locuacidad que brota del deseo de proteger no es más que un proferir palabras como si estas tuvieran el poder de evitar lo no acontecido. A menudo el silencio permite la eficacia de los hechos.