La heroicidad del moribundo

No hay comentarios

Letras & Poesía: Literatura Independiente

Max estiraba sus extremidades y el torso ávido de conceder cierta flexibilidad a sus músculos tiesos y rígidos como garrotes. El lecho era suficientemente amplio para ejercitarse al máximo en la dolorosa tarea de desentumecerse. Este rito era necesario para poder poner los pies en la alfombra cochambrosa, que ocupaba el lateral izquierdo de la cama; sin ese gesto de voluntad, no podía iniciar la monotonía cotidiana que le aguardaba presurosa.

Así es que luchaba contra la presión externa que sobre él ejercía todo: las cosas mismas, los otros, el acontecer; la inercia de los cuales era descargar toda su fuerza alrededor para perforar, por el placer mismo de devastar, sin télos alguno ni sentido.

Max pensaba que, cuando se fundían la soledad y el vacío, la decisión de vivir era un acto heroico, ya que la tendencia que las fusionaba lo arrostraba a la muerte que se erigía como…

Ver la entrada original 126 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s