El día de “La Hispanidad”: ¿se puede conmemorar el imperialismo?

14 comentarios

Sabemos que la historia puede ser explicada de diverses maneras —algo así como el ser aristotélico que se dice de muchas formas—. No obstante, siendo hoy en día de la Hispanidad, es significativo que los europeos conmemoran durante muchos siglos el día del descubrimiento de América.

Lo que hoy constituye Europa tenía aún mucho que aprender y quizás lo más relevante es que no era el ombligo del planeta. Para ellos fue un descubrimiento toparse con unas tierras vírgenes y pobladas donde pensaban que o no había nada, o que se terminaba el planeta.

Pero haciendo alarde de arrogancia, poderío y un sentimiento de superioridad civilizatoria, se lanzaron a la conquista de esas tierras expoliándolas de materias primas, culturizando a los habitantes que ellos consideraban salvajes y sometiéndolos o eliminándolos. Vamos, esos que se ha dado en llamar la cristianización del nuevo continente, salvándolos de su estado de naturaleza. En especial los grandes salvadores fueron España, Portugal e Inglaterra, motivo por el que hoy en ese continente que se hallaba desamparado se habla —entre muchas otras lenguas que han quedado ninguneadas y que se procuró extirpar— español, portugués e inglés.

Desde hace unos años, al menos en España, un gran sector de la sociedad española ha identificado aquellos acontecimientos como un envite más del imperialismo eurocentrista, que se expandió posteriormente por África de la misma manera: colonización para extender sus territorios y apropiarse de la riqueza natural de estos.

Por ese motivo, entiendo que celebrar el día de la Hispanidad es anacrónico y algo ofensivo para Latinoamérica. Cierto que su cultura guarda aún raíces propias en muchos lugares, pero también que el imperialismo cultural los ha occidentalizado y eso no creo que se pueda considerar un avance. En primer lugar, porque ese proceso los ha convertido en tierra a dominar y someter durante años en las que se han librado guerras entre EE. UU. y la antigua URSS por la hegemonía estratégica de esos enclaves, eso sí siempre desde la sombra. Ellos, los auténticos aborígenes de esas tierras se han convertido a menudo en títeres utilizados sin escrúpulos por los países civilizados.

Hoy son países que aún arrastran secuelas de ese expolio y en los que se siguen librando batallas que no les pertenecen. Empobrecidos, en muchos casos, porque son utilizados sin escrúpulos por unos y otros, aprovechando también la presencia de élites absolutamente corruptas que aspiran a enriquecerse más a costa de su pueblo. No obstante, se están produciendo nuevas revoluciones en algunos países de las capas más empobrecidas que demandan justicia. Junto a esto crisis migratorias graves de multitud de personas que huyen de dictaduras y de la miseria de sus países y que se encuentran con las puertas cerradas de América del Norte, la mitad del continente de la que sus colonizadores supieron hacer una potencia mundial, a costa de que reste muy poco de su cultura de origen y que se hayan convertido en el estandarte de aquello a lo que siempre aspiró la vieja Europa.

Pero la historia es un fluctuar nada arbitrario y la correlación de influencias geopolíticas ha cambiado y en esa batalla, siempre algo sutil, se hallan inmersos EE. UU, Rusia, China y Japón. Europa está en declive en esa correlación de fuerzas y con una crisis de una pretendida identidad que nunca existió y que está pasando factura.

Hoy, doce de octubre, es un día para repensarnos como gran colectivo globalizado y apostar por salvarnos todos, porque es eso lo que está en juego. Como reflejaba un artículo de la web culturplaza[1] sobre el pensador chino Zhao Tingyang

“A grandes rasgos, el sistema Tianxia manifestaba las características fundamentales que debiera poseer un sistema mundial compartido: (1) el sistema Tianxia debe asegurar a cada Estado que las ventajas de formar parte de él son mayores que las de mantenerse fuera, para que todos los Estados tengan la voluntad de reconocer el sistema y adherirse a él; (2) debe ser capaz de configurar entre los distintos Estados una situación de interdependencia de intereses y unas relaciones mutuamente provechosas, garantizando así un orden mundial de seguridad universal y paz perpetua; (3) debe desarrollar unos intereses comunes y compartidos y una causa común que beneficien de forma universal a todos los Estados, asegurando el carácter compartido del sistema”. Ahí es nada. La cuestión es, señala el autor, que hoy día la tecnología avanza sin apenas control hacia una concentración de servicios indispensables que permitirá a los poderes tras estos servicios manejar a los Estados a su antojo, lo cual desembocará en una nueva forma de autoritarismo tecnológico. Un nuevo Tianxia —basado en el anteriormente descrito, pero adaptado a los retos denuestra era—, por tanto, puede ser la fórmula para evitar que esto suceda. Los pilares que los sostendrían serían la interiorización del mundo, el evitar cualquier exterioridad negativa, puesto que el Tianxia es todo, el Tianxia no pertenece a ningún estado, sino al mundo; la racionalidad relacional en sustitución de la racionalidad individual, de tal modo que la seguridad mutua desbanque a los intereses exclusivos; la mejora de Confucio, que implica que un sistema es apropiado si cuando se produce una mejora para un individuo, se produce para todos; y el universalismo compatible, contrario a la mentalidad monoteísta que considera el sistema de valores propio como universal e intenta imponerlo: solo pueden ser valores universales aquellos que puedan definirse en una relación simétrica.

Aunque podamos ver su propuesta como una utopía ingenua, lo que sí parece cierto es que lo que está en peligro es la especie humana, porque el planeta se regenerará con formas de vida diferentes que se adapten a las nuevas condiciones. En este sentido esa invitación a la cooperación global por el bien de todos es un clamor que no solo lanza este filósofo chino, sino muchos otros desde occidente.

Parece que, o cooperamos con simetría y justicia o nuestra suerte está echada.


[1] https://valenciaplaza.com/una-sociedad-humana-mundial-con-la-filosofia-tianxia-de-zhao-tingyang?fbclid=IwAR2cY5eC0jCLkFomsfS5Gc-4QEvri2We7KfP37i2EZlrUegPktjZkpbmbT0

Plural: 14 comentarios en “El día de “La Hispanidad”: ¿se puede conmemorar el imperialismo?”

  1. Me pregunto en qué momento de la historia futura – la del presente lo descarto – se va a comenzar a estudiar el imperialismo de los romanos, que se lanzaron a conquistar el mundo, imponer sus gobernantes, sus leyes y sus impuestos, esclavizando a todo aquel que se resistía y esquilmando las riquezas de los países que sometían a fuego y espada.

    También me pregunto en qué estarán pensando los latinoamericanos que residen en España, el país que les expolió.

    Más de 60.000 cubanos
    Más de 20.000 salvadoreños
    Más de 120.000 hondureños
    Más de 57.000 nicaragüenses
    Más de 75.000 dominicanos.
    Más de 28.000 mexicanos
    Casi 90.000 argentinos
    Más de 90.000 bolivianos
    Casi 100.000 brasileños
    Más de 28.000 chilenos
    Más de 273.000 colombianos
    Más de 130.000 ecuatorianos
    Más de 87.000 paraguayos
    Más de 100.000 peruanos
    Más de 28.000 uruguayos
    Más de 189.000 venezolanos.
    (Fuente : INE 2020)

    De los 3 Premios Nobel que tiene México, uno fue para Octavio Paz, escribiendo en español.
    El único Premio Nobel que tiene Perú, es de Vargas Llosa.
    García Márquez por Colombia.
    Pablo Neruda y Gabriela Mistral por Chile.
    Miguel Ángel Asturias por Guatemala

    Y ahora estoy ansioso por conocer todos los premios nobel que han sido otorgados a los sioux, pies negros, apaches, cheroquis, cheyene, comanches, etc. etc. etc.

    También me gustaría saber cuántas universidades y escuelas se han fundado para mantener la cultura de estos pueblos, su lengua y sus tradiciones.

    Por último diré que durante cientos de años las mentes más preclaras del universo científico mundial, proclamaban que la tierra era plana y que era el sol el que giraba alrededor de la Tierra y sin embargo la evidencia, a nadie se le ha ocurrido tachar de imbéciles a semejantes esperpentos.

    Preguntemos a cualquier latinoamericano si hubiera preferido ser conquistado por los anglosajones o por los españoles. Preguntémosles por qué han venido a España a hacer su vida y no se han ido a EEUU, Canadá o Suiza.

    Me gusta

      1. Usted se ve que sus estudios no han servido a nadie Ignora el cierre de los chinos por medio siglo Hoy son Capitalistas .Los paises anglo sajones han exterminado a los nativos de EEUU los españoles mezclaron su sangre con los nativos y hoy somos mestizos Los europeos han expoliado a los paises de Africa y despues se retiraron sin dejarles una educacion y preparacion que les sirviera .Por que los usaron de esclavos que no merecian nada de ellos SEÑORA ES USTED UNA INDIGNA SEUDOINTELECTUAL

        Me gusta

    1. La diferencia es que el imperio romano ya no existe para conmemorar esas conquistas que mencionas. En cuanto a los latinos que vienen a España, no veo dónde está la contradicción. Vienen porque allá la vida se les hace insoportable, debido a las razones que aporta el artículo; pero el hecho de que vengan no quiere decir que compartan la visión imperialista y eurocentrista que refleja el escrito.

      Le gusta a 1 persona

  2. L’espèce humaine est la plus féroce qui soit. Et la plus bête au sens spirituel. Non contente d’avoir inventé des dieux elle les supplante en se prenant pour eux. C’est vraiment la seule qui ne soit pas à plaindre mais totalement à blâmer…
    Alain

    Le gusta a 1 persona

  3. Más que plausible tu entrada; Ana!! Es tal cual lo has expresado…y el respaldo del pensamiento de – Zhao Tingyang del que para ser honesto; no tenia referencia alguna- es brillante en su núcleo central; pero utópico como bien dices, por los juegos de poder que existen hoy en día. Perdonando la expresión “quien es el que la tiene más…..” Un cálido saludo.

    Le gusta a 1 persona

  4. Estimada, la saludo con gran placer y luego de leer su artículo, veo que no todos los europeos tienen una venda en los ojos al analizar el acontecimiento del descubrimiento de América. No importa el contexto, pues, de una u otra manera éste “regalo civilizador” costó muchas vidas y hábitats irrecuperables e irremplazables. La poeta chilena Licarayén escribió…”Ámerica era una niña a la que se le robó su inocencia. Quedó huérfana, a la intemperie, con su geografía profanada, mientras los falsos dioses arrasaron la cultura de sus antepasados…”. No todo es malo, pero tampoco todo es bueno. Lo malo es arrebatar, destruir y menospreciar aplastando la vida, la esencia y la cultura del otro. Eso sólo demuestra ignorancia y vandalismo. Pero hoy desde la distancia del tiempo, entendemos que no se pudo esperar nada mejor considerando la calidad de gente que llegó a nuestro continente. Considerando lo antes expuesto, se espera que, a esta altura del desarrollo humano, se termine la celebración del descubrimiento de Ámerica , pues ya no hay cabida a la ignorancia y exaltación de un hecho bárbaro que sólo se entiende bajo la mirada limitada de la época.

    Cordialmente me despido.

    Sandra Carrasco A.

    ________________________________

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s