La muerte como tribunal

Somos reincidentes en ese sentir agudamente el no retorno ante la muerte y esa certeza pavorosa de que la vida ya fue y finiquitó acaso abruptamente y sin preaviso. Debiéramos aprender, de la sorpresa ajena, que lo que trazamos en un instante puede ser el legado eterno, y que las excusas que van legitimando la postergación de actuar con relevancia, no son más que la impotencia ante la esperada virtud de nuestra supuesta voluntad buena.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s