Etiquetas

, ,

Lastrados por una historia, siempre ambigua y subjetiva, disertamos sobre una identidad difusa a la que nos aferramos, por pavor a no ser nadie. Así se sostienen individuos –no sujetos- grupos –no comunidades- y naciones que se elevan ya en su grado de abstracción a tal punto, que devienen un ente espiritual.